Ella dijo: BIEN
2 Reyes 4:8-37
En la historia de Eliseo y la Sunamita tenemos una gran lección de la bendición que trae en servir a otros, aún en medio de lo que ella vivía ella era servicial y dadivosa. Vemos que ella sabe reconocer al varón Santo de Dios, a tal modo de pedirle a su esposo hacer un aposento para él,
aparte de otras situaciones por las que ella pasaba, un día el varón de Dios le profetizó una bendición que ella ​No​ había pedido, su hijo murió y a pesar de su dolor ella sabía cómo Contestar ante las preguntas que el profeta le mandó hacer con su criado en el verso 26 le pregunta cómo está a ella y como estaba su marido y su hijo
​Ella dijo: bien​, a partir del ejemplo que ella nos da, al igual que Daniel y los tres jóvenes, podemos ver la fidelidad de Dios.
Ella recibió su milagro olvidó a ver a su hijo vivo. Podemos ver cómo Dios mira nuestro servicio con agrado.
Así como la Sunamita y el profeta Daniel nuestro corazón debe estar inclinado delante de Dios, con ayuno y oración Y adorándolo con nuestro servicio para poder ver sus milagros aunque no se lo pidamos él sabe de lo que tenemos necesidad.

Nayely Pacheco

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© Alcance Victoria Vista 760.842.5440‬
Top
Oficina 1855 E Vista Way Ste 4. Vista, CA 92084