Hasta el Día Veinticuatro

Daniel 10:1-4a
En el tercer año del reinado de Ciro de Persia, Daniel, que también se llamaba Beltsasar, tuvo una visión acerca de un gran ejército. El mensaje era verdadero, y Daniel pudo comprender su significado en la visión.

2 «En aquella ocasión yo, Daniel, pasé tres semanas como si estuviera de luto. 3 En todo ese tiempo no comí nada especial, ni probé carne ni vino, ni usé ningún perfume. 4 El día veinticuatro del mes primero

Daniel ayuno por tres semanas, 21 días y parecía que nada pasaba, Daniel no vio ni escucho nada por veinticuatro días, Pero el cielo escucho, y vemos que su respuesta estaba en camino desde el primer día.

Entonces me dijo: “No tengas miedo, Daniel. Tu petición fue escuchada desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios. En respuesta a ella estoy aquí. Daniel 10:12

Cuando oramos y ayunamos Dios lo toma en cuenta, y en estos 21 días de ayuno podemos pensar que nada está pasando. Pero la verdad es que desde que empezamos nuestro ayuno Dios ha estado trabajando. No podemos parar de orar, no podemos de parar de buscar a Dios. Estamos a la mitad de nuestro ayuno. He que seguir con una exceptiva de vamos a ver a Dios hacer cosas extraordinarias en su vida, en su familia y en su ministerio.

Hermana Maria Santana

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© Alcance Victoria Vista 760.842.5440‬
Top
Oficina 1855 E Vista Way Ste 4. Vista, CA 92084